Reflexión: ¿Estamos perdiendo la fuerza en el trabajo los community manager?

Hoy quiero hablar de los blogueros, y mira que es tirar piedras en mi propio tejado, pero lo creo necesario.

Cómo ya sabéis, yo me dedico mientras me sale algún trabajo, a recopilar artículos interesantes y copiarlos en este blog, para, además de servirme como una herramienta de trabajo y estar actualizada, aprender el mundillo al que me quiero dedicar, al de las redes sociales.

Últimamente, me cuesta mucho encontrar artículos en que te cuenten cosas nuevas, que hablen de herramientas nuevas, o simplemente, cuenten algo que ya no se haya visto mil veces.

Los listados como “10 herramientas imprescindibles para…” o “las cosas que no debe hacer un community manager…”, al principio cuando empecé en el mes de febrero con este blog, me parecían unas herramientas buenísimas, pero con los meses, y mira que me queda mucho que aprender, no los veo clarificadores.

Entiendo que es una buena forma de crear un artículo rápido, sencillo y para todo familia, pero tengo la sensación que nos hemos estancado en este mundillo tan nuevo, y no me gustaría que siguiera así.

Y repito, no soy la más adecuada de hablar del tema, que yo no me curro muchos artículos.

Con esto no quiero decir que el mundo de las redes sociales esté muerto, si no que es muy difícil sobrevivir y darse a conocer, y que no está lo suficientemente reconocido.

Yo, desde mi humilde experiencia (casi nula) os animo a sobrevivir con mucha entereza, que ojalá se reconozca “esta moda pasajera” y ojalá que algún día los nuevos en el negocio podamos vivir de nuestro trabajo.

Pero para ello debemos trabajar con muchas ganas, y dar otra imagen que no sea la de… !lo único que hacéis es mirar el Facebook”

Ánimo compañeros!!

Nosotros podemos!!

Anuncios

Una nueva esperanza

Aún tengo esa alegría inicial, y ya ha pasado casi tres semanas. Os pongo al día 😉

Como ya os dije en mi artículo personal de hace dos meses, no estaba muy ilusionada con el camino que lleva mi vida, ya que no hay manera de hacerse un huequito en éste mundo.

Pues bueno, un día de estos tontos en los que estaba buscando trabajo, encontré gracias a google alerts una posible colaboración con una ONG. Creo que en ese momento se debieron alinear los planetas con las estrellas y constelaciones, y me llamaron de esta asociación.

Me dijeron que estaban entusiasmados con mi carácter alegre y con mi energía, y que les encantaría que participara como voluntaria para dar una mejor difusión a su página web y sus redes sociales.

Desde entonces estoy poniendo lo mejor de mi en esta colaboración y además de que puedo poner mi pequeño grano de arena y poder ayudar de esta forma.

No era la forma que tenía hacer voluntariado, pero ¡no me pienso quejar! xDDD

Estoy entusiasmada. Muchas gracias 🙂

No soy una triunfadora, gracias por recomendarlo. Estafa

A principios de esta semana me llamaron por teléfono para una entrevista de trabajo.

No sé si sabéis a lo que me refiero cuando estas ilusionada y nerviosa a la vez cuanto ves en tu móvil un número de teléfono desconocido. Te surgen dudas de si serás capaz de realizar el trabajo, y a la ver te sientes ilusionada porque por fin te llaman para una entrevista, y con mucha suerte te cogerán para trabajar. Por tu mente empiezan a pasar un sin fin de imágenes de tu nueva vida si consigues que te contraten.

Pero para mi desgracia la llamada de principios de semana no iba a ser tan mágica como imaginaba.

El trabajo que me ofrecían, en sí no era un trabajo, era una ilegalidad por llamarlo de alguna forma educada.

Me ofrecían una temporada (indefinida) de prácticas no remuneradas ni ayudas para transporte o comida, y después de esta temporada, había posibilidades de que me cogieran según mi esfuerzo y mi trabajo. ¿posibilidades??en serio?. No había garantías de trabajo, sólo de explotación.

A partir de entonces veo las cosas complicadas. Da igual los estudios que tengas, títulos, titulillos, cursos etc… siempre tienes falta de experiencia, o demasiados títulos, o títulos que no valen para nada… nunca hay una oferta de trabajo ideal, pero lo que está pasando en estos años pasa de castaño a oscuro.

Harta de estar buscando, de practicar y estudiar para nada. Ni como historiadora, ni documentalista ni community manager he triunfado.

Harta de esperar… y harta de saber que existe este tipo de trabajos apoyados por la administración del estado.

Vergüenza